Colabora

Testimonios

¿En qué proyectos pro bono te resulta más interesante participar? En todos los años que llevo en el despacho he tenido la oportunidad de participar en varios proyectos pro bono tales como la enseñanza a niños de familias sin recursos, el asesoramiento en la búsqueda de empleo, las campañas de recogidas de alimentos o el asesoramiento jurídico a entidades sin ánimo de lucro, entre otros. Sin perjuicio de que todos ellos son muy gratificantes a nivel personal, por deformación profesional, considero que los más interesantes son los que tienen algún componente legal.

¿Cómo consigues sacar tiempo para ello? En general, las personas tendemos a ponernos la excusa de la falta de tiempo para muchas cuestiones de la vida, y la participación en proyectos pro bono, no suele ser una excepción. La falta de tiempo no debería de ser una excusa válida cuando estamos hablando de ayudar a otras personas o entidades sin recursos. Dedicando un poco de nuestro tiempo libre a estas tareas solidarias, ayudamos a la sociedad más de lo que creemos.

¿Qué ha sido para ti lo más motivador como abogado pro bono de la Fundación Fernando Pombo? En la parte personal, me ha permitido ver en primera persona la triste realidad social de un amplio colectivo de nuestra sociedad, lo que me hace relativizar muchas cuestiones de mi vida y a valorar las pequeñas cosas. En la parte profesional, ha hecho que tuviese que estudiar áreas del derecho distintas a las de mi especialización y también me ha permitido participar con universidades de primer nivel en el desarrollo de proyectos sociales innovadores.

 

 

 

 

 

 

testimoniosfoto-23

¿Qué te aportan tus colaboraciones pro bono con la Fundación Fernando Pombo?

La colaboración pro-bono en la Fundación Fernando Pombo me ofrece la oportunidad de poner mis conocimientos al servicio de colectivos en dificultades y de los que me encontraría desvinculada en mi práctica diaria. Para mí, es una toma de contacto con la realidad y de satisfacción personal.

¿Nos podrías contar tu experiencia colaborando con la Fundación?

En estos últimos años, he tenido distintas experiencias: consultas para distintas organizaciones del tercer sector, colaboración en clínicas jurídicas en Universidades, apoyo jurídico en proyectos del desafío de Talento Solidario de la Fundación Botín, etc. (¡la experiencia me aporta tanto que incluso he hecho participe a mi familia para que colaboren con la Fundación!). Sin embargo, entre todos los proyectos en los que he colaborado destacaría mi participación en la Comisión de Protección de la Infancia y la Adolescencia de la Fundación Amigó.

La Fundación Amigó tiene como uno de sus principales campos de actuación la relacionada con los menores, especialmente, con menores tutelados (es decir, en una situación de desamparo). En 2014, se creó una Comisión para la salvaguarda integral de los menores bajo su tutela y cuidado, de la que fui nombrada miembro experto en representación de la Fundación Fernando Pombo. Para mí, es un verdadero honor que nuestra Fundación participe de forma activa en el cuidado de los menores de mayor vulnerabilidad social y contribuya a garantizar su bienestar cuando se encuentran bajo el cuidado del Estado.

 

testimoniosfoto-233

¿Qué valor añadido crees que aporta la colaboración pro bono de la Fundación Fernando Pombo a la consecución de vuestros fines fundacionales?

En Fundación Exit tenemos como misión la inserción laboral de jóvenes en riesgo de exclusión social a través de proyectos formativos innovadores que aporten valor añadido a las empresas y potencien el trabajo en red. Estos últimos años, como es bien sabido, han sido especialmente duros por la gravedad del paro juvenil y el fracaso escolar en nuestro país. Creemos que la única parte positiva de esta crisis es que nos ha ayudado a todos a agudizar el ingenio para encontrar soluciones que fueran cada vez más a la raíz de los problemas, tratando de atacar las causas y no los síntomas. En este sentido muchas ONG pequeñas o medianas como la nuestra detectamos a menudo en nuestro día a día problemas estructurales: en nuestro modelo educativo, en el marco laboral, en el propio marco que regula el funcionamiento de las ONG… y era muy frustrante no poder combinar esa detección de “disfunciones” desde la primera línea con una capacidad real de cambiar marcos legislativos. En este sentido la existencia de organizaciones como la Fundación Fernando Pombo que nacen precisamente con el objetivo de darnos un apoyo del máximo nivel de profesionalidad pero desde una relación probono nos parece crucial para conseguir realmente generar esos cambios en las reglas de juego que generan un efecto multiplicador que beneficia directamente a los colectivos con los que trabajamos las ONG.

Los que llevamos muchos años trabajando por causas sociales tenemos tarde o temprano un momento (o varios) de crisis en los que tu sensación es estar constantemente poniendo tiritas cuando lo que tienes delante es un hemorragia. Desde estas líneas queremos agradecer a todos los abogados/médicos que nos estáis ayudando a vencer esa sensación construyendo así una sociedad más justa.

 

testimoniosfoto-232

¿Qué apoyo os ha ofrecido la Fundación Fernando Pombo?

Para olVIDAdos contar con la ayuda de la Fundación Fernando Pombo está facilitando que podamos continuar con nuestro trabajo asistencial en los campos de refugiados del norte de Grecia, en Epiros. Ellos, como intermediarios en nuestra comunicación con el abogado griego, han hecho posible la tramitación y comprensión de todos los pasos y gestiones a seguir para poder trabajar en Grecia al amparo de su legislación, la cual difiere de la nuestra en algunas cuestiones.

Acudimos a la Fundación Pombo ante una situación de desamparo, no disponíamos de medios ni conocimientos sobre los trámites a seguir para constituirnos como ONG en Grecia, tampoco éramos conocedores de las opciones que teníamos para desarrollar allí nuestro trabajo.

En definitiva, La Fundación Fernando Pombo nos ha proporcionado respaldo legal y gran seguridad a la hora de trabajar fuera de nuestras fronteras.

¿Y este apoyo legal, como impacta en el desarrollo de vuestra actividad?

Gracias a la Fundación Fernando Pompo, vamos a poder decidir cuál es la mejor opción para nosotros. También nos han facilitado la vía de comunicación con nuestro abogado al actuar como intermediarios y explicarnos todos los aspectos legales y la repercusión de las decisiones que tomemos.

La Fundación Fernando Pombo hace posible que herramientas tan importantes como el asesoramiento legal estén al alcance de pequeñas ONG como la nuestra.

 

Testimonios+foto 2

El experimento de la Clínica Jurídica, por su organización, planteamiento y resultados, resulta ser un ejercicio práctico y útil para todos las partes implicadas: el usuario, obtiene una opinión jurídica completa, bien estudiada y fundamentada que, en casi todos los supuestos, se traduce en unas recomendaciones de actuación que pueden serle de gran utilidad para la resolución de su problema, similar (salvando las distancias, claro está) al asesoramiento que obtendría de un abogado cuyos honorarios no puede permitirse. A los alumnos les permite acercarse a problemas reales desde un punto de vista práctico y conocer de primera mano el ejercicio de la abogacía y, sobre todo, experimentar lo que supone asumir la responsabilidad de dar un asesoramiento jurídico a un cliente para el que “su problema” es todo (y en estos casos realmente lo es). Y para nosotros, los abogados de despacho, acostumbrados a lidiar con los problemas de las grandes empresas, supone un medio para salir, si quiera momentáneamente, de nuestra burbuja diaria y conocer alguno de los problemas jurídicos a los que se tiene que enfrentar -perdón por el eufemismo- “la gente real”, además de pasar un buen rato de animada charla jurídica con colegas y futuros colegas.

 

Testimonios+foto 22

La clínica jurídica es una práctica que se hacía ya imprescindible tanto en la docencia universitaria del derecho como en la sociedad. En mis tiempos los alumnos universitarios más proactivos nos esforzábamos para poder conseguir una plaza en un departamento de la facultad donde colaborar, siempre en un plano muy teórico, con los profesores.

Con la clínica jurídica los alumnos de derecho voluntariamente no sólo consiguen iniciarse en la abogacía real sino que se acercan y ayudan a un sector vulnerable de la sociedad aportando sus conocimientos y ayudándoles a resolver problemas jurídicos importantes de la mano de los mejores profesores de su facultad.

La sesión de clínica jurídica que celebramos en Gomez Acebo y Pombo fue de lo más enriquecedora para todos. Los alumnos que participaron voluntariamente en esta exposición pública demostraron ante el jurado su valentía, generosidad y conocimientos jurídicos del tema que habían estudiado en profundidad. Como jurado, intentamos ponernos en la piel de nuestros clientes para conseguir una resolución de los casos expuestos lo más cercana a la realidad de nuestra profesión. Un honor y un placer disfrutar de este acercamiento a la facultad de derecho de la Universidad de Alcalá. Como se suele decir, quien los pillara…

 

Testimonios+foto 23

La resolución de casos prácticos por estudiantes de derecho es una oportunidad inmejorable para poder tener una primera toma de contacto con la  realidad de esta profesión, oportunidad que la doctrina teórica jurídica no suele presentar durante los años de aprendizaje. Esta actividad les permite poder llegar a una conclusión cierta sobre la casuística que se les plantea , sin ningún lugar a duda, la parte más difícil del abogado. Les ayuda a trabajar en equipo, mediante el reparto de competencias, siempre enfocado a un fin común. El desarrollo de una correcta expresión oral es un aspecto imprescindible de todo abogado. Todas estas aptitudes confluyen durante el ejercicio teórico práctico de los casos que se les plantea a los alumnos de la Clínica Legal de la Universidad de Alcalá.

Personalmente he de manifestar que los alumnos realizaron un trabajo excepcional, profundo y detallado, digno de un buen profesional. Igualmente felicito a la Fundación Fernando Pombo por prestar la infraestructura necesaria para que esta actividad esté cada vez más presente en la vida pre-profesional de todos los estudiantes de la abogacía.

 

Testimonios+foto 24

Creo firmemente que el concepto de aprendizaje-servicio debe ocupar un lugar más relevante en la enseñanza del derecho y, complementariamente, también creo que el acercamiento de los abogados a cuestiones jurídicas relacionadas con los problemas sociales es, además, de enriquecedor, enormemente útil. En la Fundación Fernando Pombo lo denominamos el “efecto multiplicador” del conocimiento jurídico puesto en servicio de los más desfavorecidos.

Todo se manifiesta de manera tangible y concreta cuando llevamos a cabo acciones como las sesiones de trabajo conjuntas con la Clínica legal de la Universidad de Alcalá. En la sesión que celebramos hace unos días, tuve la oportunidad de actuar como “revisora” de un caso, en mi calidad de abogada laboralista –aunque no fui capaz de dejar de ejercer también como profesora-. La experiencia no ha podido ser más satisfactoria. El caso trataba desde el principio de ir más allá de la legislación nacional, buscando las posibilidades legales de solicitar determinados derechos, basándose en la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Considero que ese es uno de los enfoques que debemos intentar transmitir a los nuevos abogados que va a ejercer en una economía globalizada, cuyas leyes tímidamente van, también, acercándose.

El proceso es beneficioso para todos los agentes: profesorado, alumnos y abogados. Además, considero que los asuntos jurídicos tratados en las clínicas jurídicas cada vez adquieren una mayor interés público y pueden generar iniciativas de mejora social y legal cada vez más relevantes, lo que cual encaja exactamente con la misión que desde la Fundación Fernando Pombo queremos promover. Seguiremos, sin duda, trabajando en el impulso de las clínicas jurídicas.

 

¿En qué han consistidito tus últimas colaboraciones pro bono con la Fundación Fernando Pombo?

El tema más recurrente en relación con el que he asesorado desde el inicio de mi colaboración con la Fundación Fernando Pombo es la fiscalidad de las diferentes formas de mecenazgo, destacando, entre todas ellas, la suscripción de Convenios de Colaboración Empresarial y la prestación de servicios de manera gratuita. Ambos tipos de mecenazgo suscitan numerosas dudas sobre su fiscalidad, desde la perspectiva de la Dirección General de Tributos, especialmente por lo que se refiere a su tributación en el Impuesto sobre el Valor Añadido y la tributación que se deriva de la colaboración para las entidades colaboradoras.

Otro tema de gran interés ha sido la aplicación de exenciones en el ámbito de la tributación local, que hemos analizado de cerca, constatando lo importante que es conocer las formalidades necesarias en este ámbito para poder disfrutar de las exenciones correspondientes.

¿Qué te ha aportado? Sabemos que algunos abogados jóvenes han colaborado también contigo en temas pro bono ¿crees que les ha resultado interesante?

Todos los temas que he revisado me han brindado la oportunidad de tomar conciencia de las dificultades con las que se encuentra el tercer sector en su empeño diario por cumplir con su finalidad única, que es ayudar a los más desfavorecidos. Sin duda, los abogados que han colaborado conmigo en esta tarea lo han aprovechado como una gran oportunidad y tienen la misma percepción.

Filipe Santos (2)
¿Cuál está siendo tu contribución al Banco de Innovación Social (BIS)? ¿En qué consiste la colaboración pro bono?

Tengo por máxima que el derecho es como el aire que respiramos, está, en consecuencia, por todas partes, en las situaciones más simples de la vida y en las más complejas, muchas veces sin que no demos cuenta de ello. La involucración de los abogados de Gómez-Acebo & Pombo y colaboradores de la Fundación Fernando Pombo en BIS consiste en explicar a emprendedores sociales, mediante sesiones de formación, que cualquier proyecto de emprendimiento social, por muy simple que sea —o parezca ser—, requiere de un profundo conocimiento de derechos y deberes que no pueden dejar de ser considerados bajo ningún concepto, precisamente por su impacto social. Y es que el derecho emerge de la realidad social.

¿Consideras que tu experiencia como abogado tiene un efecto “multiplicador” para impulsar el emprendimiento social?

Mi experiencia como abogado me permite mirar la realidad social en sus inúmeras manifestaciones y, en consecuencia, enfocar de forma practica las situaciones que surgen y buscar soluciones prácticas. La experiencia de un abogado permite trazar una matriz de riesgo adaptada a circunstancias concretas y el emprendimiento social requiere este tipo de atención en particular.

Como suele decirse, el camino se hace caminando y estoy convencido que los abogados tienen un papel social muy relevante, siguiendo atentamente la realidad social y los proyectos de impacto social; hay que pensar un poco “out of the box”, conocer otras iniciativas sociales e intentar dar nuestro “input” valido a las mismas.

Javier Martínez

¿Por qué colaboras con la Fundación Fernando Pombo? ¿En qué tema has prestado tu conocimiento jurídico?

Supe acerca de la Fundación Fernando Pombo —y de la magnífica labor que realizan a diario de una manera desinteresada y con tantísima ilusión— por casualidad, cuando precisaba colaborar en un proyecto pro bono de cara a poder así completar los requisitos para colegiarme en el estado de Nueva York (EEUU) tras aprobar el pertinente Bar Exam.

La conexión fue inmediata y ello me ha brindado la posibilidad de colaborar en dos proyectos para otras dos fundaciones —la Fundación Luz Casanova y la Fundación Secretariado Gitano— con quienes colabora la Fundación Fernando Pombo, en temas relacionados con la prevención del blanqueo de capitales así como en materia de transparencia —cuestiones ambas de creciente relevancia y actualidad—. Estas fundaciones son unas entidades estupendas que están realizando una labor sublime y que es tan necesaria para poder lograr una convivencia más equitativa. Sin lugar a dudas, ha sido una experiencia muy enriquecedora a nivel profesional y, además, me ha causado una inmensa satisfacción personal.

¿Qué conclusión extraes de esta experiencia?

Siendo consciente de que el ejercicio de la abogacía es una profesión con un alto grado de exigencia donde el tiempo es un bien valioso y escaso, no se me ocurre una manera mejor en que ocuparlo —por lo gratificante que resulta a tantos niveles—. Personalmente, es un placer y un privilegio —y creo que también un acto de responsabilidad social por el hecho de estar en posición de ello y ser, por lo tanto, una persona afortunada— poder ayudar a la Fundación Fernando Pombo con su gran labor e interactuar con su fantástico equipo que son el mejor ejemplo de compromiso y solidaridad y, por ello, ¡suponen una gran inspiración!

José Carnero

¿Qué impacto tiene en vuestra organización la colaboración de Fundación Fernando Pombo?

Poder contar con el apoyo pro bono de instituciones importantes y de largo recorrido, como es la Fundación Fernando Pombo, es clave para las entidades del tercer sector. Un caso claro de necesidad de apoyo pro bono es el asesoramiento legal. Se trata de servicios que requieren de profesionales especializados a los que es muy difícil acceder de forma directa, ya sea con la contratación en plantilla, como a través del pago directo de los servicios.

¿En qué ha consistido la colaboración?

La Fundación Fernando Pombo nos ha ayudado a llevar a cabo proyectos muy importantes para la Fundación Uno entre cien mil. Proyectos que han permitido hacer realidad nuestro compromiso anual de lanzar una beca de investigación para terminar algún día con la leucemia infantil. Gracias a la Fundación Fernando Pombo hemos podido llevar a cabo proyectos como la Pulsera Solidaria de Viceroy, el patrocinio por parte de Sunny del proyecto La Vuelta al Cole, acuerdos con grandes municipios como Alcorcón o Alcalá, hemos podido trabajar modelos diferentes de relación con instituciones y nos han ayudado en un sinfín de consultas concretas que nos han permitido afrontar el día a día de la Fundación.

Rosa Gayoso

¿Nos podrías contar la colaboración jurídica de impacto más reciente?

La Fundación Fernando Pombo colabora con la Fundación Secretariado Gitano desde el año 2012. Desde entonces, nos han prestado apoyo jurídico en un amplio abanico de asuntos. Una de las colaboraciones más recientes ha sido la inestimable ayuda recibida por parte de los abogados de Gómez-Acebo & Pombo, colaboradores de la Fundación Pombo, en el asesoramiento a la fundación en materia de licitaciones públicas. Es una materia tan dispar a los fines propios de la entidad, y sin embargo de obligado cumplimiento, que contar con este asesoramiento ha sido de inestimable ayuda para que la entidad pueda seguir aplicando sus recursos a la consecución de sus fines y desarrollar y gestionar éstos de la forma debida gracias a que la Fundación Fernando Pombo ha prestado su asesoramiento gratuito a la entidad en este sentido. Ese “ahorro” de recursos hace posible que todos los esfuerzos se dediquen a lo que debe ser, el cumplimiento del fin fundacional y no al asesoramiento de la gestión, que se ha conseguido gracias a Fundación Fernando Pombo.