Qué hacemos

DD.HH. y empresas: el papel de la abogacía

 

«Queremos una abogacía protagonista que luche por los derechos humanos, que se involucre contra las injusticias del mundo». Fernando Pombo.

(Publicado en la revista Actualidad Civil, Nº 1, Enero 2015, Editorial LA LEY)

La Fundación Fernando Pombo ha lanzado un proyecto sobre el rol del abogado en el cumplimiento por parte de las multinacionales de los Principios Rectores de la ONU sobre las empresas y los derechos humanos.

En 2008, la ONU publicó «U.N. Protect, Respect and Remedy: A framework for business and Human Rights» y en 2011 los “Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos: puesta en práctica del marco de las Naciones Unidas para ‘proteger, respetar y remediar”

En octubre de 2011 la Unión Europea asumió los principios y lanzó la Estrategia para 2011-2014 sobre la responsabilidad social de las empresas, en la cual se invitaba a los Estados Miembros a desarrollar un Plan nacional para implementar los Principios Rectores de Naciones Unidas.

España aceptó esta invitación y la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores está actualmente impulsando la adopción de un Plan Nacional sobre empresas y derechos humanos, en línea con lo establecido en esta Estrategia europea.

EL PROYECTO

La Fundación nace con el objetivo de fomentar en el sector de la abogacía la responsabilidad social, de actuar en defensa del Estado de Derecho, así como la promoción de los derechos humanos y los valores democráticos. Precisamente por ello esta iniciativa constituye un hito esencial para la realización de los fines fundacionales.

El proyecto pretende concienciar a la abogacía de empresa sobre la importancia que este nuevo marco regulatorio supone en el desarrollo justo de los negocios internacionales, y que contribuyan, desde el asesoramiento y desde el ejercicio profesional, a difundir la cultura de los Derechos Humanos en las empresas multinacionales, promoviendo el progreso económico y social.

 Los objetivos fijados son los siguientes:

  • Contribuir a la concienciación pública en las cuestiones de derechos humanos aplicables en la empresa.
  • Alentar al sector privado, a través de las relaciones de los abogados con sus clientes, a contribuir a la gobernanza global de los derechos humanos.
  • Promover y contribuir al debate sobre la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en los ámbitos empresariales y jurídicos.
  • Colaborar para que las empresas gestionen eficazmente sus riesgos para prevenir violaciones de derechos humanos causadas como consecuencia de su legítimo desarrollo empresarial.
  • Buscar, por medio de la abogacía, el desarrollo de incentivos para que las empresas incorporen más plenamente los derechos humanos a sus actividades cotidianas.
  • Ofrecer a los abogados de empresa, a los departamentos legales de la empresa formación en Derechos Humanos y actividades de capacitación e investigación en ese campo.

Los objetivos perseguidos se traducen en las siguientes actividades:

  • Actividades de estudio e investigación.
  • Actividades de Formación.
  • Actividades de Asesoramiento.
  • Actividades divulgativas y de concienciación.

 

GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS PARA ABOGADOS DE EMPRESA

Para la consecución de los objetivos previstos, la Fundación ha elaborado una Guía práctica de buenas prácticas que ayude a los abogados a entender la filosofía que subyace en los Principios Ruggie y que les facilite herramientas para poner en funcionamiento dichos principios cuando desarrollen sus labores de asesoramiento para las empresas.

La guía conecta las recomendaciones de la International Bar Association para abogados y despachos profesionales en aplicación de los principios Ruggie con las propias obligaciones deontológicas de la profesión en España.

Con esta actividad se pretende la divulgación, comunicación y concienciación en España de los principios Ruggie y su incidencia en la sostenibilidad de las empresas promoviendo en España, y concretamente en el sector de la abogacía, la utilización de distintas herramientas en materia de Derechos Humanos. Se pretende trabajar con abogados de empresa para incorporar la defensa efectiva y/o prevención de infracción de los Derechos Humanos en sus actuaciones profesionales para las compañías, así como apoyar en la promoción activa y divulgación corporativa de estos principios, de manera que repercutan positivamente en el negocio de su cliente o en su compañía si son abogados de empresa.

El proyecto también estudia cómo los Despachos de abogados, que a su vez pudieran ser multinacionales, podrían incorporar estas recomendaciones de la ONU, como parte de sus actuaciones de responsabilidad social corporativa.

La implementación de los derechos humanos en la empresa es una cuestión operativa, estratégica y debe ser transversal para todas las políticas empresariales, incluso en las que se desarrollan en la cadena de valor a suministradores y proveedores. La reputación empresarial, el buen nombre de las empresas, su identidad, ya está hoy día directamente relacionado con el respeto que profesan a los DD.HH. Y esta reputación no es solo una cuestión de marketing ni de transparencia, sino que nace en los procesos garantistas aplicados en las relaciones internas de las propias empresas.

Por todo ello, la elaboración de la Guía pretende dotar de contenido a la responsabilidad que los abogados de las empresas asumen. También aspira interpretar el contenido de las recomendaciones de la ONU y adaptarlo al ordenamiento legal vigente en España. Desde el punto de vista estrictamente jurídico, los abogados pueden ofrecer a las empresas un asesoramiento integral que incluya las cuestiones de DD.HH. que les afecten «en relación con» o «por causa de» la actividad empresarial. Uno de los problemas radica la tradicional separación y visión de los «abogados de DD.HH.» y los «abogados de empresa».

Libro_15_julio_2016

 

Artículos publicados: